Artrosis de Cadera

artrosis de cadera

La artrosis de cadera es una de las dolencias más frecuentes y que se produce por el desgaste de los tejidos cartilaginosos situados tanto en la cabeza del fémur como en el hueco de la pelvis. Se trata de una condición crónica y que se va agudizando con el correr del tiempo.

Cómo se Manifiesta

Se manifiesta con dolor en la zona pélvica, y a medida que se incrementa, este dolor llega hasta mitad de la pierna. Los resultados son, entre otros, la molestia para caminar y hasta la imposibilidad de llevar una vida normal y desarrollar las actividades habituales.

Es indispensable recurrir a un profesional cuando se presentan los primeros síntomas. Consultar con un especialista permitirá determinar el tratamiento a seguir.

Principales Factores de la Artrosis

Los principales factores que pueden influir en la aparición de la artrosis de cadera son:

  • Malformaciones congénitas, que si no se tratan adecuadamente pueden llegar a derivar en un mal funcionamiento de la cadera.
  • Diferente longitud de los miembros inferiores. Esto causa un desequilibrio al caminar, lo que termina por generar un desgaste en la articulación.
  • Traumatismos mal curados.
  • Cualquier problema vascular, ya que los huesos necesitan una correcta irrigación sanguínea para mantenerse fuertes y saludables; se puede determinar que una mala circulación puede influir en un desgaste excesivo de los tejidos cartilaginosos y de los huesos.

Tratamientos Estimulantes y Personalizados

Por suerte, con el correr de los años y el permanente avance de la medicina, se han podido presentar nuevos tratamientos que estimulan la movilidad para intentar paliar los primeros dolores. Al mismo tiempo se establecen pautas de comportamiento y actividades para tratar de mantener la articulación activa dentro de las posibilidades de cada paciente. No hay que olvidar que esta condición se manifiesta principalmente con el paso del tiempo, por lo que, en general, estamos hablando de personas con una edad avanzada y que pueden presentar otras dolencias además de la artrosis de cadera.

Responsabilidades del Profesional y el Paciente

Una vez determinado el perfil del paciente, se puede desarrollar un tratamiento personalizado para intentar mejorar las condiciones de la dolencia, con el objetivo de devolverle parte de la vida activa deseada. Pero gracias a los nuevos enfoques, se han podido repartir de forma más equilibrada las responsabilidades. De acuerdo a esto, el accionar del profesional será tan importante como la respuesta del paciente en cuanto a la aplicación del tratamiento indicado.

En pocas palabras, dependerá del profesional que el paciente crea en el camino trazado para la recuperación, pero será responsabilidad del paciente mediante el respeto de las pautas establecidas, obtener los resultados buscados.

Fundamentalmente, se establecen ciertas pautas para empezar el tratamiento.

  • En caso de existir, el sobrepeso será la primera cuestión a tratar, ya que hay que quitarle el exceso de carga a los huesos y a las articulaciones. Esto será de por sí un alivio para el dolor crónico causado por la artrosis de cadera.
  • La práctica de actividades deportivas que no impliquen castigo sobre las caderas, como son los casos de la natación y del ciclismo.
  • Realizar caminatas o paseos, sin caer en el exceso, para permitir el descanso y la recuperación.

Artrosis de Cadera: Cirugía y Recuperación

Teniendo en cuenta que la artrosis de cadera es una enfermedad crónica que una vez que se manifiesta va a acompañar al paciente toda la vida, será muy importante la celeridad con la que se empiece a tratar esta condición, ya que gracias a esto se podrán disminuir los dolores y retrasar el avance del desgaste de la articulación, prolongando lo máximo posible la salud de la cadera y manteniendo la vida activa de las personas.

Lamentablemente, cuando la artrosis ha avanzado demasiado, la calidad de vida de los paciente se ve drásticamente reducida, debido a que el dolor se torna invalidante y va restringiendo actividades que se considerarían normales para cualquier otra persona que no sufra esta condición. Por suerte, hoy en día la cirugía de colocación de prótesis se ha convertido en una operación bastante común con una tasa de recuperación muy alta.