Dolor y Deformidad en Dedos del Pie: Dedo en Martillo

Dedo en Martillo

A veces, estar a la moda puede tener consecuencias que impactan en la salud y en la calidad de vida de las personas. El uso de un calzado inadecuado durante mucho tiempo, sumado a factores y condiciones de salud, puede provocar dolor y hasta deformidad en los dedos del pie.

El dedo en martillo es una de estas deformidades de los dedos del pie, la cual se identifica con un dedo en forma de Z, mostrando un dedo encogido, y generalmente se trata del dedo largo del pie.

Causas de la Deformidad

Pero, ¿cuáles son las verdaderas causas que pueden originar la deformidad en dedos del pie, que además de ser muy dolorosa y molesta, genera una sensación de incomodidad a quienes la sufren?

  • Tener los huesos metatarsianos muy largos, lo que hará que la punta del dedo siempre deba encogerse por el calzado estrecho.
  • Usar un calzado de horma angosta. Esto puede generar que el dedo siempre este encogido en una posición antinatural. Con el correr del tiempo, esto provocará que los tendones y músculos se contraigan y el dedo no pueda recuperar su estado normal.
  • El uso prolongado de zapatos de taco alto también es un factor influyente que puede provocar esta deformidad.
  • Enfermedades como la diabetes y la artritis pueden predisponer a algunas personas a este tipo de lesiones.
  • Un golpe o fractura también podrá desembocar en un dedo en martillo.
  • Hay una propensión mayor por parte de las mujeres a sufrir esta deformidad respecto de los hombres.
  • La edad avanzada también predispone a generar deformidades en los dedos de los pies.

Pero, más allá de la deformidad, este tipo de molestia puede generar otras complicaciones a quienes la padecen, ya que la posición antinatural del dedo generará un roce con el calzado, generando molestias, lastimaduras y callos dolorosos.

Cómo Tratar el Dedo en Martillo

Almohadillas y tratamiento son algunas de las soluciones para el dedo en martillo, pero también puede llegar hasta requerir una cirugía para reacomodarlo. Por eso, aquellas personas que sientan las primeras molestias, deberían tomar consciencia y tratar el tema con profesionales.

A continuación, brindamos una serie de consejos que les serán muy útiles a aquellas personas que puedan estar experimentando los primeros síntomas de dolor y deformidad en dedos del pie:

  • El uso de un calzado más ancho y con cordones que permita ajustarlo adecuadamente, así como el uso de plantillas.
  • Evitar los tacos altos y utilizar zapatos bajos.
  • La práctica de actividades deportivas que mantengan los músculos y tendones de los pies activos contribuirán a prevenir y evitar deformidades en los dedos de los pies o el dedo en martillo.

Como ya hemos comentado, existen diversos factores externos e internos que pueden influir en la aparición de este tipo de dolencia. Pero nada es definitivo y cada día se agregan nuevos tratamientos y materiales para poder combatir y curar una desviación temprana.

Con almohadillas entre los dedos y protecciones para evitar rozaduras, es posible obtener un gran alivio, y si se suman sesiones de kinesioterapia para intentar devolverle a los músculos y ligamentos la elasticidad perdida, entonces se puede hablar de una recuperación no solo de la deformidad y del dolor, sino de una vida normal.

Cuando la Deformidad Está en Estado Avanzado

Si el dedo en martillo está en un estado muy avanzado, es decir en una posición muy marcada y que ya lleva demasiado tiempo de esa forma, habiendo provocado dolorosos callos y hasta llagas, la única solución será una cirugía que reacomode el dedo a su posición natural.

Es muy importante prestarle atención a las señales que el cuerpo emite, no hay que dudar en recurrir a un médico ante los primeros síntomas de molestia y hasta dolor. Se pueden evitar males mayores si se atiende a tiempo cualquier dolencia.