Esguince de tobillo en personas jóvenes

Esguince de tobillo en personas jóvenes.

El esguince de tobillo es una lesión bastante común en los deportistas. Basquetbolistas, jugadores de vóley, y atletas de diferentes disciplinas, pueden sufrir esta dolorosa lesión. Generalmente, un esguince tobillo se produce por girar, doblar o flexionar de manera no natural. Atletas que no han seguido alguno de los puntos de prevención necesarios suelen experimentar este tipo de lesión. Aunque también puede ocurrir que el terreno de juego o la pista de atletismo no se encuentren en las mejores condiciones y los deportistas realicen un mal movimiento o pisen de forma inestable, lo que puede desembocar en esta dolorosa lesión. Pero también es una lesión que puede darse en situaciones cotidianas, aunque por el mismo motivo, hacer un movimiento perjudicial.

Síntomas del esguince de tobillo

Los síntomas son un dolor muy agudo en la zona y la inmediata inflamación, la cual puede limitar y hasta impedir la movilidad. Además, dependiendo del grado del esguince, se puede producir un hematoma en toda la zona, el cual se irá reduciendo hasta desaparecer con el correr de los días, siempre y cuando se sigan las instrucciones del médico.

Grados de lesión

Existen tres grados de lesión dependiendo de la gravedad de la misma, y para determinarlo será necesaria una placa radiográfica:

  • Esguince de grado 1: No es grave, se trata de la distensión de los ligamentos, y su tratamiento es bastante simple, estiramientos y reposo.
  • Esguince de grado 2: En este caso, se trata del desgarro parcial de algún ligamento. Requiere inmovilización y reposo.
  • Esguince de grado 3: Es el desgarro total del ligamento. Requiere de un tratamiento intensivo en el que el paciente debe guardar reposo con el tobillo lesionado elevado las primeras 72 horas, aplicar hielo y alguna crema antinflamatoria. Rara vez requiere de cirugía, y necesitará de un mínimo de ocho semanas para que el ligamento cicatrice.

Los tratamientos adecuados

Será muy importante que el paciente respete los plazos del tratamiento para lograr una completa recuperación y poder retomar la práctica deportiva de forma segura.

Un esguince de tobillo mal curado se verá reflejado en la debilidad en la articulación y en la poca densidad muscular tanto de la pantorrilla como del peroné, lo que puede llegar a desembocar en una nueva lesión, pero de mayor gravedad.

Cuando un deportista no respeta los plazos de recuperación es muy factible que inconscientemente sobrecargue otras articulaciones y músculos como mecanismo de protección. Lamentablemente, este será un factor desencadenante de otras lesiones. Incluso, puede llegar a perjudicar el tobillo sano.

El proceso de convalecencia y recuperación puede constar de varias etapas dependiendo de la gravedad del esguince, aunque los siguientes pasos son comunes a todos los casos:

  • el reposo los primeros días
  • la aplicación de hielo de forma indirecta sobre la zona afectada
  • la incorporación de algún analgésico  
  • antinflamatorio

Asimismo, dependerá en  gran medida de la obediencia del lesionado para respetar las consignas del profesional y de esta forma lograr una recuperación plena.

Medidas preventivas para los atletas

Se puede decir que se puede reducir la gravedad del esguince de tobillo si el atleta realiza una serie de medidas preventivas:

  • Realizar ejercicios de calentamiento antes de comenzar la actividad
  • Aprender a colocarse las vendas para proteger las articulaciones
  • Utilizar el calzado adecuado
  • Aplicar la técnica adecuada en la práctica del deporte

Las medidas de prevención son la mejor manera de evitar o reducir el riesgo de lesiones, pero en el caso de haberlas sufrido ya, utilizar la protección adecuada así como practicar los protocolos de estiramiento y calentamiento serán claves para fortalecer los ligamentos y los músculos de los tobillos.

Sigue los consejos de los profesionales

Es muy importante que las personas jóvenes comprendan que un esguince de tobillo puede resultar una lesión muy molesta y limitante para la práctica activa de algunos deportes, por lo que deben respetar las medidas de prevención y cuidado. De esta forma van a poder mantener sus tobillos sanos y tener una larga vida activa en el deporte que elijan.

Un tobillo débil puede volver a lesionarse de la forma más absurda, simplemente caminando por la calle o bajando una escalera. Pero si se toman en serio los consejos de los profesionales, no hay de qué preocuparse.