Cómo afrontar las lesiones de rodilla

Rotura menisco artroscopia madrid

Existen diferentes lesiones de rodilla, pero todas tienen algo en común, y es que afectan significativamente la calidad de vida de las personas que las sufren. Este tipo de lesiones se pueden producir en personas que practican deporte de forma regular, pero también es frecuente que las personas mayores experimenten este tipo de dolencias.

Las lesiones de rodilla en deportistas

Las lesiones de rodilla más frecuentes de los deportistas y de aquellos que practican deporte de forma recreativa suelen ser:

  • Desgarro y rotura de meniscos – El menisco es un cartílago que actúa como almohadilla amortiguadora entre los huesos del fémur y la tibia. Un giro brusco puede provocar el desgarro o la rotura de este cartílago.
  • Desgarro o rotura ligamentaria – Existen cuatro ligamentos que sostienen la articulación de la rodilla. La lesión en el ligamento cruzado anterior es la más compleja porque compromete la estabilidad. Es una lesión muy frecuente en jugadores de fútbol y baloncesto, y se produce por los cambios bruscos de dirección.
  • Bursitis – La articulación se encuentra dentro de unas bolsas de líquido sinovial que pueden romperse y generar mucho dolor, inmovilidad e inflamación.
  • Fracturas – Los huesos pueden romperse por accidentes o por desgaste.
  • Tendinitis rotuliana – La tendinitis es una inflamación muy dolorosa del tendón que conecta el cuádriceps con la tibia.

Lesiones de rodilla en adultos mayores

Por su parte, las personas mayores suelen sufrir lesiones:

  • por desgaste de la articulación
  • por osteoporosis
  • por sobrepeso
  • por sedentarismo
  • por alguna patología preexistente que pueda afectar la zona

Cualquiera sea el caso, los lesionados ven cómo el dolor va limitando y afectando la vida diaria. La inestabilidad en la articulación va a generar que se reduzca significativamente la movilidad, y obviamente, los deportistas verán cómo su rendimiento merma y hasta deben dejar la práctica activa hasta recuperarse de la lesión.

Consejos para evitar las lesiones

Las rodillas son articulaciones muy importantes porque cualquier dolencia afecta directamente la movilidad y la estabilidad. Hay lesiones de rodilla que inevitablemente sucederán, pero todos pueden tener en cuenta una serie de consejos que van a ayudar a prevenir, o por lo menos a reducir, el grado de algunas ellas:

  • Mantener un peso adecuado para no forzar las rodillas es algo clave, tanto para los deportistas como para las personas mayores.
  • Los deportistas deben realizar movimientos de estiramiento antes y después de la práctica deportiva.
  • Los mayores deben realizar pequeñas caminatas y movimientos rotatorios para mantener las articulaciones irrigadas correctamente.
  • Descansar el tiempo suficiente. El cuerpo necesita tiempo para recuperarse; sobre exigirlo puede derivar en dolorosas lesiones.
  • En cuanto sientan cualquier malestar, acudir a un profesional sin dudarlo, porque una consulta a tiempo puede prevenir o evitar una lesión más seria.

Lograr una mejor calidad de vida

Cualquier dolencia afecta la calidad de vida, pero una lesión en una rodilla es algo que puede ser muy doloroso, y que para un deportista puede significar el final de su carrera, o el abandono de la práctica deportiva para una persona común.

Para las personas mayores, además del dolor, también está la cuestión de las limitaciones de movimientos, una dolorosa lesión es algo que puede deteriorarlos demasiado, ya que las actividades de rehabilitación pueden no ser tan eficaces a determinada edad o simplemente les cueste mucho esfuerzo hacerlas.

Prevenir, antes que curar

Para mantener una calidad de vida adecuada y mantener las articulaciones saludables, hay varios ítems que deben ser tenidos en cuenta:

  • Una alimentación saludable: Mantener una dieta equilibrada ayudará a mantener los huesos y los ligamentos en buen estado.
  • Realizar estiramientos antes y después de la actividad física: Estirar es fundamental para conservar la elasticidad en los músculos y ligamentos.
  • El cuerpo siempre avisa: Aprender a escuchar al cuerpo puede ser la forma más natural de prevenir o disminuir el riesgo de lesiones.

Como se puede ver, no existen recetas mágicas para afrontar las lesiones de rodilla. Simplemente es entender que hay varios aspectos que forman un conjunto de factores en los que cada uno juega un papel importante para mantener una buena calidad de vida. Y en el caso de sufrir una lesión de rodilla, poder afrontarla de la mejor manera.

La práctica habitual de ejercicio es uno de los pilares fundamentales de una buena calidad de vida, y mantener las articulaciones sanas es indispensable para poder respetar estos hábitos saludables.